Con el objetivo de reducir de forma continua la huella de carbono en todos los procesos, Lidl trabaja en una gestión responsable de todos los residuos generados en tiendas y plataformas logísticas. Desde 2017 Lidl cuenta con el certificado de "Residuo Cero" de AENOR, la certificadora líder en España. Este certificado reconoce que Lidl recicla el 100% de los residuos generados en las plataformas logísticas de la península. Esto significa que se gestionan, clasifican, valorizan y recuperan adecuadamente todos los recursos de forma centralizada y se reintegran en el sistema como nuevos recursos o materias primas. Por tanto, ningún residuo generado por Lidl se tira al vertedero.

Única empresa del sector con el certificado de Residuo Cero

Lidl es la única empresa del sector que ha recibido esta prestigiosa certificación, con la que además se ayuda a las organizaciones a optimizar procesos y anticiparse a las disposiciones legales. El gran objetivo de Lidl en materia de reciclado es mantener el sello de Residuo Cero en todas sus plataformas logísticas de la península.

Para medir su grado de cumplimiento, la empresa realiza cada año varias auditorías para medir el grado de cumplimiento de la gestión de residuos, tanto los que se generan en las instalaciones como aquellos residuos peligrosos y no peligrosos de las tiendas que vuelven al almacén.

En el último año, Lidl ha reciclado 81.951 toneladas de residuos, un aumento del 20,3% respecto al año anterior, entre residuos de plástico, cartón, orgánico y otros materiales.

Objetivos

  • Reducir la huella de carbono en todos los procesos
  • Gestionar de forma adecuada y responsable todos los recursos generados

Resultados

%

de residuos reciclados en los almacenes

residuos reciclados

en el último año