Vemondo_neutro en carbono

Surtido Neutro en carbono

Estrategia frente a las emisiones de efecto invernadero (CO2)

El compromiso de Lidl con la lucha contra el cambio climático es una realidad y se centra, entre otros, en las emisiones de efecto invernadero (CO2) que se generan a lo largo de la cadena de suministro.

En este sentido, Lidl ofrece gradualmente en su surtido productos Neutros en carbono. Esto significa que nuestros clientes pueden decidirse por alternativas más respetuosas con el clima que los productos convencionales, y contribuir así en su día a día a la protección del clima. Desde Lidl trabajamos conjuntamente con colaborados reconocidos para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero e invertimos en proyectos de compensación que estén certificados. De este modo compensamos las emisiones generadas durante la producción, el envasado, el transporte y la eliminación de un producto en concreto. Al mismo tiempo, esta categoría incluye exclusivamente productos que causan, en términos generales, menos emisiones de gases de efecto invernadero, como es el caso de nuestra gama veggi de la marca Vemondo. Nuestro objetivo es poder ofrecer opciones más respetuosas con el clima en todos los sentidos. Además, con los productos neutros en carbono contribuimos al alcance de los objetivos climáticos establecidos en el Acuerdo de París.

Lidl se compromete a seguir buscando alternativas más respetuosas con el medio ambiente que supongan la eliminación de emisiones de efecto invernadero o la reducción de las mismas. En aquellos casos en los que la elaboración de productos no puedan ser libres de emisiones o sea imposible reducirlas, se compensan a través de proyectos certificados que protegen el clima. Así pues para lograr que Lidl sea neutra en carbono se centra en:

Evitar

La primera prioridad para luchar contra el cambio climático es evitar las emisiones de efecto invernadero (CO2). En este sentido, Lidl utiliza desde hace años electricidad de origen 100% renovable, obteniendo así la certificación de ‘energía verde’. Asimismo, se realiza un aprovechamiento de la energía solar de las tiendas para el autoabastecimiento, contando con una superficie fotovoltaica de 106.101 m², además de tener la instalación de placas solares para calentar el agua en varios de sus establecimientos.

Reducir

Es necesario reducir todo lo posible aquellas emisiones que a día de hoy siguen siendo inevitables. En el ámbito de la logística se han adoptado medidas de ahorro significativas: uso creciente de camiones propulsados por gas natural vehicular, la realización de ensayos con vehículos eléctricos como posible alternativa a los convencionales o el uso de mega-camiones para aprovechar mejor los desplazamientos ayudan a reducir las emisiones de CO2. Además tanto las tiendas como centros logísticos cuentan con certificaciones de eficiencia energética como las otorgadas por EDGE, BREEM o DGNB, entre otras. También mediante el cambio al uso de agentes refrigerantes naturales para el funcionamiento de los arcones y estanterías de refrigeración tanto en tiendas como plataformas logísticas se evita un alto potencial del calentamiento global. De hecho, desde 2018 en las modernizaciones de los puntos de venta se están instalando equipos más eficientes que utilizan gas propano (R-290), un refrigerante natural sin efectos adversos para el medio ambiente.  

Compensar

El tercer aspecto para la lucha contra el cambio climático es la compensación de emisiones que resultan, por ejemplo, de la fabricación, el envasado, el transporte o la eliminación de un producto. Para ello, Lidl trabaja con distintos colaboradores internacionales para apoyar proyectos que protegen el clima conforme al Gold Standard, por los cuales obtienen certificados de protección del clima otorgados por la empresa ClimatePartner GmbH.

En concreto compensamos mediante estos proyectos:

Vemondo "neutro en carbono