El agua como recurso natural

El agua es un bien considerado de primera necesidad para la supervivencia del ser humano. De hecho, uno de los principales desafíos del siglo XXI pasa por garantizar una disponibilidad de agua potable suficiente como para abastecer a una población mundial en constante crecimiento. Por este motivo, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente en 2010 el acceso al agua potable y al saneamiento como uno de los derechos humanos fundamentales para disponer una vida digna. El acceso al agua potable es necesario pues para garantizar la vida así como la higiene de las personas, pero al mismo tiempo para hacer posible la producción de productos industriales y agrícolas.

En este sentido, el 70% de los recursos hídricos que se utilizan en todo el mundo se destina a la agricultura, principalmente al riego y a la producción de alimentos. El 20% se utiliza en la industria y el 10% restante está relacionado con el ámbito doméstico. Más allá de su enorme impacto en el consumo de agua, la industria y los procesos de producción agrícola contribuyen también a la contaminación de este recurso natural.

El uso de agua es fundamental para la agricultura

Para un uso más consciente del agua

Para Lidl, la gestión del agua no es solo una cuestión en clave de futuro sino también de presente. A día de hoy, los productos agrícolas representan una gran parte de nuestro surtido y, dado que la agricultura consume una cantidad destacable de agua, queremos asegurarnos de que se lleva a cabo un uso eficiente de este recurso natural al tiempo que se intentan minimizar al máximo los efectos negativos derivados de su uso. De este modo, en Lidl nos comprometemos a actuar con responsabilidad en lo que al consumo de agua se refiere, garantizando un uso eficiente de este bien escaso pero al mismo tiempo necesario para la población mundial. Entre otras acciones, este compromiso se materializa reduciendo nuestro propio consumo de agua a lo largo de toda la cadena de valor, reduciendo así al máximo la denominada huella hídrica.

La huella hídrica de una taza de café (125 ml), por ejemplo, es de 132 litros debido en gran parte al agua que necesitan las plantaciones de café. Una gran huella hídrica impacta en menor medida en regiones con precipitaciones abundantes, siendo más problemática en regiones con climas más secos. Por lo tanto, pensar simplemente en la huella hídrica no es suficiente.

Para Lidl es fundamental velar por una gestión eficiente del agua a lo largo de toda la cadena de valor, teniendo siempre en cuenta las especificidades de cada región. Y precisamente con este propósito utilizamos los llamados análisis de riesgo del agua, una base que nos permite trabajar con nuestros proveedores con el objetivo de lograr un uso más sostenible de este recurso natural.

El compromiso de Lidl con el agua sostenible

En Lidl trabajamos activamente para promover cambios en el ámbito de la gestión del agua y una de las medidas que estamos llevando ya a cabo consiste en incrementar el número de productos certificados precisamente en una gestión responsable de este recurso natural. En este sentido, apoyamos iniciativas de etiquetado reconocidas y aseguramos al mismo tiempo el cumplimiento de unos estándares mínimos en prácticas de producción sostenible. Por ejemplo, Lidl es miembro de la Alliance for Waterstewardship (AWS), cuyo objetivo se centra en lograr un uso del agua socialmente justo, ecológicamente sostenible y económicamente beneficioso. Más concretamente, la AWS es el primer estándar internacional capaz de cuantificar el uso del agua en un lugar basándose en criterios sociales, medioambientales y económicos con independencia y veracidad. En Lidl queremos seguir trabajando pues con certificaciones centradas explícitamente en hacer un uso responsable del agua, y un ejemplo es el Global GAP Spring.

En diciembre de 2014, Lidl se adhirió al Compromiso Detox de Greenpeace para eliminar en gran medida tanto el uso como la liberación de once grupos químicos clasificados por esta ONG como prioritarios en su producción textil y de calzado para 2020. De acuerdo con el Compromiso Detox, las aguas residuales y los lodos de depuración de nuestras plantas de producción se someten al menos una vez al año a pruebas de contaminación para asegurar el cumplimiento de nuestras especificaciones químicas.

Otros planes de Lidl en el ámbito de la gestión del agua

Además de las medidas ya adoptadas, en Lidl prevemos publicar una política sobre el uso del agua que describa nuestro marco de actuación ante desafíos mundiales como el incremento del consumo y la contaminación de este recurso natural. Con ello no solo pretendemos proporcionar información transparente sobre nuestras medidas en este ámbito, sino también sentar una base para derivar otros objetivos y medidas con las que Lidl pueda contribuir con éxito a resolver los problemas mundiales relacionados con el agua.

Save Water

Ahorrar agua de forma sencilla

Más allá de optimizar la gestión del agua en nuestra cadena de suministro, en Lidl queremos también fomentar entre nuestros clientes la concienciación sobre un uso responsable del agua a través de la etiqueta 'Save Water'. Ésta, por ejemplo, puede hallarse en la parte posterior del envase de determinados productos cuya aplicación requiere el uso de agua.

De este modo, nuestros clientes tienen aún más presente la importancia de reducir el uso de agua en el momento tanto de adquirir estos artículos como de utilizarlos. Ello está relacionado con que cada uno de nosotros debe hacer lo posible para reducir su consumo de agua y contribuir así a preservar los recursos hídricos del planeta.

Por último, hemos recopilado algunos consejos pensados para todas aquellas personas que deseen reducir aún más su consumo de agua, también en el hogar.

Consejos para el ahorro de agua